Actualmente se considera que no vale la pena usar una terapia post ciclo para los SARMs. Aunque hay usuarios que utilizan medicamentos como Nolvadex, Raloxifeno o Toremifeno, la opinión general es que los efectos secundarios de estos post ciclos son demasiado fuertes y con pocos beneficios.
Podemos comparar el hecho de usar este tipo de post ciclo al uso de antibióticos super potentes para luchar contra una gripa muy leve: no vale la pena ya que causaría demasiados efectos secundarios en relación a la gravedad muy limitada de la afección. Simplemente es demasiado costo, por poco beneficio.
Existen otros tipos de post ciclos como los precursores de testosterona pero ninguno de esos supuestos precursores proporcionan resultados significativos.
Por lo tanto después de un ciclo de SARM es mejor esperar que los niveles hormonales se normalicen de manera natural. En general, los niveles de testosterona se restablecen completamente en 10 a 15 días después del fin de cada ciclo.