No existe interacción entre los SARMs y el alcohol. Se puede consumir alcohol en cantidad razonable durante un ciclo de SARM sin problema. Obviamente, las recomendaciones habituales siguen vigentes: como el consumo de alcohol inhibe el crecimiento muscular, se recomienda beber sin excesos y de manera responsable para sacar el máximo provecho al ciclo y entrenamiento.