No tiene importancia: el organismo los asimila igual en ayunas o con comida.